Huelva en el origen

La historia arranca por allá de 2006, con un realizador francés, Benoît Bodlet, y su viaje haciendo autoestop con dos amigos belgas, dos guitarras y una cámara de vídeo, de Bruselas a Huelva. En el camino, pararon cinco días en Valencia, en casa de otro realizador, recién llegado de Cuba de hacer un documental sobre música afrocubana, Chechu García Berlanga. Bodlet habló a García Berlanga sobre un guitarrista onubense, prácticamente olvidado, del que decían que en su día fue un revolucionario del flamenco. Aquel guitarrista, contó Bodlet, llenaba las calles de Huelva con sus notas flamencas salidas de una guitarra vieja, desvencijada, a cambio de unas monedas del que se paraba cinco minutos a escucharle.

Sigue leyendo